CIBER-HAPPENING: BAUTIZO LITERARIO VIRTUAL EN ASCENSORES URBI ET ORBI

Aquí cabría Cabré

Aquí cabría Cabré

GRATITUD A PUERTAS ABIERTAS: ENTREN QUE CABEN 100

Este blog-experimento debe agradecer a los 100 destinatarios de e-mail y a las 100 bitácoras que visité dejando comentarios con el vínculo para que "entraran" al ascensor.

El resultado se expone aquí, virtualmente.

La interactividad de la blogosfera admite el humor cómplice de quienes nos siguen la corriente y el gruñido irritado de otros. En el medio, un abanico de diversidad se despliega.

¡Bondades, digo yo, de este bendito milenio!

Contacto: javiermirandaluque@gmail.com

jueves, 1 de febrero de 2007

Cita textual en el ascensor: página 23

(SILENCIO INCOMODO EN EL QUE PACIFICA SE PONE A REVISAR SU CARTERA, SACANDO Y GUARDANDO COSAS, MIENTRAS ERNESTO DA VUELTAS DENTRO DEL ASCENSOR)

PACIFICA:
–Ay, siéntese de una buena vez, Ernesto, que me tiene al borde de un ataque de nervios.

(ERNESTO SE SIENTA Y SONRIE DESPLEGANDO SU ENCANTO)

ERNESTO: (MIMOSO)
–¿De verdad no quiere que le cuente la historia de mi amigo Nelson, que se volvió completamente loco por culpa de su casera?

PACIFICA:
–¿Es interesante la historia?

ERNESTO:
–Así es.

PACIFICA:
–¿Y no tiene sexo?

ERNESTO:
–Nada de sexo, Pacífica, como Michael Jackson o los mismísimos angelitos esos, los querubines del poema de Andrés Eloy Blanco. Tan sólo aventura, acción y emoción.

10 comentarios:

conserjes de chacao dijo...

Tenemos desde el dichoso 27 de enero buscando a Pacífica y Ernesto en los ascensores del Municipio y no los encontramos.

No es por nada, pero pensamos que el dramaturgo debería echarnos una mano y decirnos de una buena vez dónde carrizo, o sea, en cuál edificio están atrapados sus personajes para poder acabar con tanta claustrofobia.

Esto no se le hace a nadie, señor Javier, y menos si son producto de su imaginación. Mire que nada huele peor que un personaje encerrado. Díganos si le mueren ahí adentro. Un ascensor no es una urna aunque se le parezca, la diferencia está en los botones.

Bueno, usted así lo ha querido y lo hacemos públicamente responsable de lo que suceda ahí adentro. Las ordenanzas aquí en Chacao son cosa seria y por aquí todos nos conocemos y nos respetamos. Usted seguramente no vive en nuestro Municipio y por eso actúa de esa manera.

Con este precedente suyo, confiamos en que usted no pretenda residenciarse ni laborar dentro de nuestros límites territoriales, aunque no podemos impedirle el libre tránsito. De todas formas no se lo aconsejamos.

Los conserjes lo vemos todo, lo escuchamos todo, nos enteramos de todo y nos metemos en todo. Ya le hemos pedido referencias suyas al conserje del edificio donde usted vive y el señor Juan arrugó la cara cuando le consultamos sobre usted, aunque en verdad hemos de admitir que dijo en sus propias palabras que usted "siempre saluda con mucho cariño y tono de voz adecuado a las mascotas de sus vecinos".

En la panadería manifiestan que usted siempre se hace el loco para pagar el marrón claro grande y tibio que se toma todas las tardes, pero que ellos igual se lo cobran agregándole el monto a sus consumos cotidianos de charcutería.

Ah, y la vecinita de enfrente lo tiene pillado cuando usted la espía con sus binoculares mientras ella sale de su ducha vespertina.

Toda esta información la hacemos pública para ver si usted entra en razón y libera a Ernesto y Pacífica.

Los conserjes nos tomamos todo extremadamente personal y somos hipersensibles...

conserjes de chacao again dijo...

Somos quisquillosos pero justos y nuestro comité literario nos alerta en el sentido de admitir que no es usted uno de esos autores que odia a sus personajes, nos consta, por lecturas de sus textos anteriores, que trata usted a sus creaturas de ficción con humor y hasta determinada ternura cómplice, así que algo es algo y esto puede ser tomado en cuenta como un atenuante en su caso.

Reflexione entonces y suelte a Ernesto y Pacífica o, como medida extrema, nos veremos forzados a ir a las librerías esas que venden su libro y "secuestrar" los ejemplares para truequearlos por la liberación del par de ciudadanos encerrados en ese ascensor inubicado de nuestro municipio.

¡ Con Irene (salve reina) estas cosas jamás habrían pasado !

pintor dijo...

Ay, compadre, te salió coquito con esos conserjes que son la expresión más pura y recalcitrante de la cultura adeca. Los taxistas, por ejemplo, son socialcristianos y protegen sus taxis con estampitas del doctor caldera (de Eduardo Fernández no, ya que es demasiado pavoso y está más rayado que un tigre con gripe gallinácea).

Insisto en mi comentario dejado en el post anterior (y no me lo vayas a borrar, ¿okey?):

Andrés Eloy está pintando negros en Los Angeles city.

(Este "blanco" de mi atención, que hasta con su apellido sudaba accióndemocratismo, era cursísimo y yo estoy seguro de que la canción de Desorden Público —"dicen que soy currrrsi"— está dedicada al andreseloy)

ag dijo...

bueno sexo no, pero un poco de romace?

José Félix Serrano dijo...

Muy buenas tardes, para quienes no les suena mi nombre, pues yo soy el esposo de Pacífica y quisiera solicitar, por medio de la presente, que dejasen a Pacífica un lapso mayor de tiempo encerrada en ese bendito ascensor, para yo poder tomarme la vida con calma y disfrutar de mis whiskicitos 18 años con corteza de limón, brindando, eso así a la salud de Pacífica y de Ernesto, pero sobretodo, en pro del autor que me sabido librarme de mi cónyuge.

Disiento, pues, de los conserjes de Chacao y para la señora que firma "ag" que se vaya olvidando de algún posible romance éntre Pacífica y alguien más.

Me suscribo atentamente y estaré pendiente de los acontecimientos, implorando en contra de cualquier posibilidad de salvamento de los encerrados en el ascensor. Me disculpo a priori con Ernesto.

Katiuska Hernández Rojas dijo...

Sabes que se me olvidó la cita del 27, hasta ahora disculpa. trataré de pasar más seguido, saludos.

Anónimo dijo...

CONSEGUI EL LIBRO EN KUAIMARE DEL METRO DE ALTAMIRA Y LO LEI CAMINO A CASA, NO PUDE DEJAR DE REIRME.

DaGO dijo...

Coye hasta te salió el esposo de pacifica.. jajaja...

Cuando uno no tiene que hacer y más en un ascensor solos encerrado que se puede hacer???

Saludos

©Javier Miranda-Luque dijo...

Vaya, vaya con los conserjes de Chacao y con el de mi edificio. Valiente gremio que, en vez de dedicarse a su labor, pues maneja una red de espionaje que el mosad israelí o los servicios de inteligencia vaticana ya quisieran para sí.

Pintor: bienvenidos tus graffitis a este blog.

AG: ¿no te parece que el romance está sobrevalorado aun en este bendito tercer milenio? Ya me dirás.

José Félix: disfruta tus whiskies campaneándolos en tu chinchorro mientras tanto. No te prometo nada.

Katiuska: anytime.

Anónimo: se te agradece sobremanera la lectura y sonrisas. De eso, justamente, se trata.

Dago: comparte con nosotros ese listado de cosas que se pueden hacer encerrados en un ascensor. Creo que Pacífica y Ernesto lo apreciarían.

Happy Sunday 4 de febrero.

lectora dijo...

Finalmente logro leer algo tuyo de un tirón, sin oraciones subordinadas ni tantos incisos.

Te aconsejo, por la buena salud de quienes te leemos, intentar mantenerte escribiendo de esta manera inteligible.

No te ofendo cuando te digo que esta obra teatral es una comedia ligera bien sabrosa que se deja "leer" sin complicaciones en cualquier lugar (yo me la leí mientras me hacían esperar para entrar a una reunión).